Si eres un usuario de este modelo de Macbook quizá te sientas frustrado porque no hay manera de poder instalar Windows 7 u 8 en el equipo. Lo primero que habrás intentado es hacer uso de Boot Camp, que para eso está, para facilitarnos el proceso de instalación… pero no siempre, en esta ocasión no es posible hacerlo a pesar de que hayas tocado el info.plist del Asistente de Boot Camp.

Si quieres conocer un poco nuestra experiencia puedes seguir leyendo, si prefieres pasar directamente a la solución debes ir al final del artículo y te contamos cómo solucionarlo.

A tortas con Boot Camp

Después de investigar en el soporte de Apple, en blogs, foros y rincones sospechosos de internet, hemos visto algunas soluciones que no han dado resultados en ninguno de los casos.

Algunas de esas soluciones pasaban por editar el archivo info.plist del Asistente de Boot Camp, agregar el modelo del portátil (MacbookPro8,1) a la lista USBBootSupportedModels y demás peripecias que se cuentan por ejemplo en este enlace al soporte de Apple.

Una vez comprobado que nada de esto funcionaba bajo High Sierra, decidimos utilizar distintos medios de instalación creando USB booteables de distintas versiones de Windows 7, hasta que por fin una de ellas funcionó en el asistente de Boot Camp y me permitió reparticionar el disco para Windows.

Con toda esa ilusión, Boot Camp reinicia el sistema para arrancar desde el USB booteable que acaba de crear a partir de una ISO para recibir un pantallazo de No booteable device. Nuestro gozo en un pozo.

Después de probar distintas unidades de USB y con distintas versiones de Windows 7 en 64 bits se nos enciende la bombilla y pensamos… si el problema es que no inicia la instalación de Windows porque el Macbook Pro de 2011 es el único modelo que no es compatible con los USB booteables… pues se lo metemos directamente a la partición que ha creado Boot Camp. Eureka! Ahora te cuento:

Solución para poder instalar Windows 7 en un Macbook Pro de 13″ de 2011

Una vez particionado el disco duro con la herramienta de Boot Camp, debes buscar un PC al que le puedas sustituir el disco duro. Si ya lo tienes a mano, sigue estos pasos:

  1. Extrae el disco duro de Macbook Pro.
  2. Extrae el disco duro de tu PC.
  3. Conecta el disco duro del Macbook en el puerto SATA de tu PC.
  4. Conecta el USB booteable donde tienes Windows 7 en el PC.
  5. Arranca el PC desde la unidad USB booteable.
  6. Iniciará la instalación de Windows.
  7. Cuando llegues a la pantalla de instalación de que te da a elegir entre acutualizar o hacer una instalación personalizada, elige esta segunda opción.
  8. Te permitirá elegir la partición en la que quieres instalar Windows. Ojo en este paso, puedes machacar datos que tengas en la partición de Mac si te equivocas. Debes escoger la partición vacía que has creado con el asistente de Boot Camp. Una vez seleccionada debes darle a siguiente.
    1. Si no permite instalar en esa partición porque te dé algún error, no te preocupes, dale formato a la unidad y ya te lo permitirá.
  9. Ahora empezará a copiar todos los archivos de instalación en el disco duro.
  10. Ahora debes estar atento, porque antes de que reinicie, es decir, en la pantalla en la que te dice que se va a reiniciar en 15 segundos, debes apagar el equipo con el botón de power, debes dejarlo unos segundos pulsado para que se apague y no se reinicie. No hagas esto antes de que aparezca la ventana de reinicio, puedes fastidiar la instalación.
  11. Una vez apagado debes devolver tu disco duro a tu Macbook y volver a poner el disco duro del PC en su lugar de origen.
  12. Ahora debes iniciar el Macbook Pro pulsando la tecla ALT (opción) antes del ruidito de inicio. Ahora ya te debe salir una partición con Windows.
  13. inicia el equipo desde esa opción y simplemente deja que termine la instalación de Windows.

No ha sido para tanto ¿no? Ahora la pregunta es… ¿por qué te compras un Macbook Pro si vas a utilizar Windows? En fin, nunca se sabe, pero hay casos especiales.

Si me permites una sugerencia, para ahorrarte todos estos problemas y algunos más, empieza a utilizar las máquinas virtuales en tu Mac. Son una verdadera maravilla sobretodo si corren sobre un disco SSD.

Si después de intentar todo esto sigues teniendo dificultades, no dudes en pedirnos ayuda, nuestro equipo técnico siempre está dispuesto a solucionar tu problemas informáticos.